El TDAH no desaparece cuanto te haces mayor….

Si estás leyendo esta página es probable que lleves toda la vida preguntándote por qué no consigues mantener la atención en diferentes situaciones cotidianas. Por qué pierdes continuamente cosas o se te olvida donde las dejaste.O incluso cómo es posible que encuentres cosas que creíste perdidas años atrás.

Probablemente tu lucha diaria sea contra ti mismo.Contra tu tendencia a dejar actividades sin terminar o a aburrirte con facilidad.

Seguramente la procrastinación sea tu condena.Terminando todo siempre en el último minuto y con la sensación de que el agua te llega al cuello cada minuto de tu vida.

Tu vida académica y laboral seguramente habrán sido una mezcla de frustración, instinto, perseverancia y despistes continuos que unas veces te habrán llevado al abismo y otras al éxito, probablemente a partes iguales.

Sientes que  eres pres@ de tus emociones.Que sentimientos como la ira, la frustración y la euforia conviven en ti a partes iguales y que nunca pudiste controlarlos, a pesar de que te estrellaste una y otra vez, pero nunca terminaste de aprender.

Nunca has podido leer o se ha olvidado todo lo que leiste.Vuelves una y otra vez a la página de atrás. No recuerdas ciudades, caras o nombres y te has convertido en un act@r consumado disimulando.

Si te has reconocido en estas situaciones, quizás sea el momento de echar la vista atrás y empezar a atar cabos. Empezar a entender y encontrar el origen de tantos interrogantes.