En casa “tenemos” TDAH

Cuando uno de los miembros de la familia tiene el diagnóstico de TDAH toda la dinámica familiar se ve condicionada.

Si en lugar de ser solo uno, son dos o más los que tienen TDAH, la familia tiene un funcionamiento que dista mucho de los estándares y patrones que nuestra sociedad estima como normales.

A diario veo en la consulta familias en las que uno de sus miembros con TDAH es uno de los hijos.

Siento la angustia y la impotencia que muchos padres me expresan por no ser capaces de ayudar y de comprender a su hijo.

En el plano académico las dificultades pueden ser soslayadas con un sobre esfuerzo de los padres ayudando a su hijo en las tareas y en el aprendizaje.

Horas y horas dedicadas a que ese hijo pueda cumplir con sus tareas y pueda hacer los exámenes con la suficiente holgura para pasar de curso.Horas robadas al sueño o al bien merecido descanso después de una jornada de trabajo.

Pero cuando además de las dificultades académicas, aparecen trastornos de conducta, que normalmente suelen ser de tipo negativista desafiante, la convivencia diaria se convierte en un reto que muchas familias no logran superar.

Algunos de los jóvenes con TDAH nos llevan al límite, nos desafían y nos lanzan su frustración a la cabeza multiplicando por cuatro la nuestra.

Gritos, peleas entre hermanos, parejas distanciadas, horarios sin cumplir, desorden, adicciones, tristeza, llanto…

Todo eso condensado en muy pocos metros, nuestras casas se convierten en campos de minas.

Y cuando viene un día bueno, es como si se abriera una ventana y entrara ese aire fresco que tanto ansiamos y que tan poco dura.

Cuando un hijo tiene TDAH, toda la familia tiene TDAH

Y todos necesitan entender la naturaleza y lo que supone que nuestro hijo o nuestro hermano tenga un TDAH.

Las familias con TDAH tienen unos niveles de estrés y sufrimiento difícilmente entendible para los que no lo padecen.

Y necesitan mucho apoyo. Mucha ayuda. Mucha escucha. Mucha empatía

Mucho de todo. Pero sobre todo muchas horas de explicaciones, de respuestas, de preguntas, de cariño y de profesionalidad

No necesitan escuchar criticas, para eso ya está la sociedad, ni ser juzgados.Necesitan entender.Necesitan herramientas.

De nada sirve tratar a un hijo con TDAH si no ayudamos y entendemos como profesionales a toda la familia.

Mi gran abrazo a todas esas maravillosas familias…

1 comentario

  1. Buenas Llevo muchos años con un tdha en casa. Se lo diagnosticaron con 18 y ahora tiene 21.

    Desde los 15 que se puso la cosa peor han sido unos años horribles

    He leído miles de cosas pero creo que ninguna define mejor que esta carta de la doctora, la existencia de los que como es mi caso junto con mi marido vivimos con un TDHA en casa.

    Al principio que si a los 18 mejoran, luego que si a los 20…

    El mío va camino de los 22 y ahora los problemas son casi peores, eso y que ya estamos agotados de aguantarle.

    En fin gracias por el correo. Me he sentido super identificada. El problema es que no vemos la forma de solucionarlo y la paciencia no creo que sea infinita

    ERF

    Obtener Outlook para Android

    ________________________________

Deja un comentario