Lo siento, no soy el hij@ que esperabas

selective focus photography of boy wearing mask
«Aún recuerdo la decepción grabada en el rostro de mi madre cuando fracasaba una y otro vez «

Cuando tienes TDAH te pasas la vida diciendo «perdon» y » lo siento», aunque llegue un momento en que ya no sepas ni por qué.

Para la mayoría de la gente la vida es una cuestión de expectativas. Y ese es un error muy grave, porque si no se cumplen las tuyas, o lo que es peor, tu no cumples las que los demás depositan en tí, entonces las cosas se complican.Y mucho.

Un niño con un TDAH suele frustrar mucho a sus padres. Si eres niña, la frustración llega por partida doble. Todos sabemos que a las mujeres, por el mero hecho de serlo. se nos presuponen poderes sobrenaturales que nos vienen de serie

Si eres mujer está muy mal visto que seas irreverente, desordenada o promiscua. La cosa es que cuando tienes un TDAH esto te va a pasar con mucha más frecuencia.Y si nadie te lo explica, entonces te vas a pasar la vida queriendo ser la persona que no eres.

Qué se espera de un hijo?

Al nacer, cuando es bebé que duerma del tirón y coma bien. Si tienes TDAH es probable que tus patrones de sueño no sean del todo regulares y que tus hábitos alimentarios tiendan a ser muchas veces algo erráticos. Y eso ya se acusa desde que somos bebes.

Según vas creciendo se esperan de tí fundamentalmente dos cosas: que saques buenas notas y que te «portes bien». Dios mío, aquí si que es cuando el TDAH alcanza su máxima expresión.

Por que las dos cosas juntas suelen ser bastante difíciles de conseguir.

Los hay que sacan buenas notas, aunque siempre escuchando aquello de «con lo inteligente que es, si se centrara podría sacar lo que quisiera» . Y tu, que por aquellas no tienes ni idea de que va la cosa, te terminas creyendo que efectivamente, si te centraras las cosas te irían mejor. Pero el drama viene cuando por más que intentas «centrarte» ( aunque no tengas ni idea en realidad lo que te quieren decir ) no lo consigues y terminas dándoles la razón y echándote a la espalda la culpa y la frustración

Y lo de portarse bien… en fin, a día de hoy no lo termino de tener del todo claro. Qué es portarse bien? pues a estas alturas creo que he podido llegar a entender que debe de consistir en hacer lo que hace la mayoría, ponerte el disfraz de persona «normal» y mantener la boca cerrada. Da igual lo que hagas en realidad, el caso es que no molestes.

Tener un hijo con TDAH incomoda mucho. Tener una hija con TDAH incomoda todavía mas.

A las mujeres se nos penaliza por muchas más cosas que a los hombres. Solamente hay que irse a nuestra jerga popular para darse cuenta que si algo es aburrido es un «coñazo» pero si algo es muy bueno es «cojonudo». Siempre he querido que algún iluminado me explicara esta expresión.

Para cuando llegas a la edad adulta has tirado la toalla y lo único que buscas es que te acepten y te quieran, aunque para eso tengas que vender tu alma al mismísimo diablo y te niegues a ti mismo cada día que amanece.

Pero la sensación de que nunca fuiste lo que tus padres, tus profesores, tus hermanos o tu marido esperaban, no te la quitan ni las cervezas, ni el chocolate, ni los porros ni las rebajas.

Hasta que un buen día alguien te explica que lo tuyo viene de serie. Y que si no te estabas calladit@ no era porque no quisieras, sino porque no podías y que si sólo durabas dos dias haciendo la dieta y llevando una agenda , no es porque fueras un desastre, sino porque unas funciones que se llaman «ejecutivas» y que se encargan de que consigas objetivos a medio y largo plazo, en tu cerebro no terminan de funcionar bien.

Todo mi amor para esos perfectos imperfectos.

4 comentarios

  1. Toda la razón Juncal.
    Y sobre lo de pedir perdón constantemente …ufff.
    Un dia después de disculparme con un antiguo amigo por haberme hecho un feo muy gordo, volví a llamarle para decirle que nada de perdón , que si se iba a comportar así que se fuese al cuerno….
    Qué raro me sentí , parecía poseido: Me gustó la sensación

  2. Este Post va con mayúsculas. Los comentarios eternos: «si quisiera aprobaría, sacaría mejores notas», «si no fuera tan vago…». Hasta llegar al punto de que te acabas creyendo que de verdad eres un vago y tiras la toalla, te quedas con un sentimiento de culpa horrible y buscas la aceptación en otra parte.
    Y ya la parte que toca a las mujeres TDAH, encima el doble rasero, por si no había poco.
    Qué importante es pillar esto a tiempo.

    Bravo por el post.

Deja un comentario