FALSOS MITOS SOBRE EL TDAH (Primera parte)

Hola a tod@s en un día más del confinamiento.

Espero que esté siendo lo más llevadero posible y siempre pensando que cada minuto que pasa es un minuto menos que nos queda!

Hoy quiero proponeros algo diferente, aprovechando que estamos en casa y tenemos más tiempo para interaccionar y hablar con familiares y amigos.

La entrada de hoy tiene dos partes, porque con una sola era imposible desmontar todos los mitos que hay acerca del TDAH!

Como bien sabéis los que andáis por este blog, el diagnóstico de TDAH desgraciadamente todavía sigue siendo muy cuestionado y lo que es peor, muchas veces ni siquiera es considerado a la hora de enfocar y tratar tanto a niños como a adultos.

En otras ocasiones, los niños son diagnosticados, pero no se les trata adecuadamente por miedo o desinformación de las propias familias, con la consiguiente repercusión que esto tendrá en esa persona a futuro.

Y algo también especialmente duro para una persona a la que se le ha diagnosticado un TDAH, sobre todo en la etapa adulta, es el cuestionamiento y el descrédito al que se ve sometido en ocasiones, por parte de sus personas más cercanas, que no llegan a entender la dimensión de padecer el trastorno.

Bastante tiene uno con luchar día a día con el TDAH ,como para además, tener que soportar miradas de desconfianza o condescendencia.

Os imagináis a una persona con cualquier otra patología médica teniendo que dar explicaciones para que los demás le creyesen ? Absurdo verdad ?

Pues bien, lo que os propongo es que hagáis las siguientes preguntas a esas personas cercanas y veáis que os responden en base a lo que han oido y conocen del TDAH.

MITO Nº 1 ( no podíamos empezar por otro ) : el TDAH no existe

En realidad dan ganas de no escribir nada y poner únicamente esto: » Te doy 48 horas de mi vida y luego me cuentas si existe o no el TDAH»

Pero como luego nos acusan de impulsivos y actuar sin pensar, vamos a hacer todos un par de inspiraciones profundas y respondemos.

El trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad está descrito en la literatura médica ya desde el siglo XVIII. El médico ingles Sir Alexander Crichton ya describe lo que él denominó « Mental Restlessness» ( agitación o inquietud mental) como un estado inquieto e incapacidad para atender con constancia

Desde entonces, y a lo largo de los siglos, como tantas otras patologías médicas ,ha ido cambiando su denominación a medida que se ha ido conociendo más de él.

Estos son algunos de los nombres que ha recibido desde el S.XIX: «defecto de control moral» ( publicación de THE LANCET, 1902 ), «disfunción cerebral mínina», «reacción hiperkinética de la infancia»….

Y así, hasta llegar a nuestro siglo y por primera vez en la historia verse reconocido e incluido en las guías diagnosticas ( DSM 5 ) como un trastorno no exclusivo de la infancia sino que afecta también a los adultos

Además, el TDAH es el trastorno del neurodesarrollo más frecuente.Esto significa que es una condición con la que una persona nace y que afecta a como va a desarrollarse todo su cerebro.

Es uno de los trastornos neuro-psiquiátricos con más evidencia científica tanto desde la Neurología como desde la Psiquiatria y la Neuropsicología y la cantidad de artículos científicos publicados con estudios de neuroimagen, neuroimagen funcional y neuropsicológicos supera con creces a la de otros trastornos.

La pena es que todos aquellos que afirman con rotundidad que el TDAH no existe, probablemente no se han leído ni un solo artículo científico.Mi madre siempre me repetía una frase que resumía muy bien esta situación:»Hija mía, la ignorancia es muy atrevida», y tenia mas razón que un santo.

MITO Nº 2 : EL TDAH SOLO LES AFECTA A LOS NIÑOS ( bueno, vamos mejorando, por lo menos existe en los peques)

La respuesta enlaza con todo lo anterior.Al ser una condición con la que nacemos, podríamos decir que es una configuración cerebral con la que venimos de serie.

Y aplicando la lógica, que tampoco cuesta tanto, podemos entender que por el hecho de alcanzar la mayoría de edad, este hecho no va a cambiar por arte de magia.

Lo que si puede ocurrir y explica porque muchos niños llegan a la edad adulta sin apenas síntomas o no necesitan tratamiento, es que se trate de casos mas leves y con el propio proceso de maduración cerebral el trastorno apenas si se manifieste.

También ocurre ( afortunadamente ), que si se diagnostica y se trata tempranamente a un niño, la evolución será muy buena y cuando llegue a la edad adulta probablemente no vaya a necesitar el tratamiento de forma continuada o haya desarrollado estrategias suficientes como para llevarlo con más facilidad.

Sin embargo, una persona con TDAH no diagnosticado ni tratado en la infancia o en la adolescencia, será alguien que además de las dificultades propias del TDAH vaya desarrollando a lo largo de la vida problemas asociados tales como depresión, ansiedad, adicciones, baja autoestima o problemas en las relaciones sociales y laborales.

Pues estos han sido los dos primeros falsos mitos acerca del TDAH y que entre todos nos tenemos que encargar de desmontar.

Todavía quedan unos cuantos!

1 comentario

  1. Desde luego Juncal, lo peor es sentir la condescendencia de los demás.

    Lo que a mi me cuesta entender, es que habiendo tantas pruebas de su existencia se continúe negando al Tda/h. Lo único que acierto a imaginar es que sea por el tratamiento.
    Por mi experiencia se que , a parte de la observación directa, se puede detectar con un simple electroencefalograma.
    Estuve una temporada trabajando en robótica educativa y un dia decidí llevar al trabajo un eec sencillo que hube transformado de un juguete hacía tiempo. Consistia en un casco con electrodos que se comunicaba por radio frecuencia con una máquina que dibujaba o con cualquier otro actuador . Conmigo apenas funcionaba y era muy errático y en un principio pensé que lo había construido mal, hasta que se me ocurrió pensar que probablemente no hacía lo que debía hacer por mi tda/h.
    Efectivamente, en mi trabajo lo probé con todo el mundo y la verdad es que lo flipé en colores. A excepción de algún o alguna compañera´el cacharrito reaccionaba perfectamente a las órdenes que recibía por parte de quién lo estuviese utilizando. En concreto estaba conectado a un par de luces (verde y roja) que parpadearían con mas potencia según los niveles de concentración o meditación….
    Así que dejo una pregunta en el aire. Por qué no se admite la prueba de un electroencefalograma médico (mucho más exacto), para determinar la existencia del tda/h?

Deja un comentario