TDAH: somos nosotros los raros?

Se cumplen hoy dos semanas del confinamiento en casa.

Las experiencias de cada una de las personas con TDAH son diferentes y varían obviamente en función de la situación que tenemos cada uno en nuestra casa.

Sin embargo, quizás sea una sensación mía, pero no están siendo tan negativas como habría cabido esperar cuando todo esto empezó.

Para algunos si se esta haciendo muy difícil por esa dificultad para gestionar el tiempo, que aunque ahora parece sobrarnos, la realidad es que se acaba escurriendo como arena entre los dedos.

En esos casos, aparece la tan temida ansiedad por re-vivir esa sensación tan negativa y tan familiar de pérdida de tiempo, cuanto ni más ahora que ese bien tan escaso que es el tiempo, lo tenemos de sobra.

Pero en otros casos, este tiempo de aislamiento y de quietud por así decirlo está siendo un parón en el ajetreo diario y las exigencias del día a día, que incluso nos está ayudando a poder descansar, pero sobre todo, nos está ayudando a reflexionar y a plantearnos cuestiones que en otro momento ni hubiéramos pensado.

Cuando tu mayor dificultad es encajar en un mundo en el que todo está programado, todo tiene un tiempo y todos tenemos que funcionar como piezas de un reloj suizo, una parada puede ser un alivio.

Cuando puedes «perder tu tiempo » en esas ideas o aficiones que en otro momento hubieran sido eso, «perdidas de tiempo» , entonces descubres que contestar mails de trabajo y entregar informes a tiempo es una condena, pero que escribir las ideas que revolotean por tu cabeza a mil por hora o escuchar tu música sin prisas son cosas mucho más relajantes de lo que nunca hubieras pensado.

Cuando el teletrabajo te permite tomarte un café un poco más largo por la mañana o hablar con personas a las que llevabas diciendo años «tengo que llamar «, entiendes que es difícil formar parte del rebaño.

Cuando te das cuenta que llevas ya dos semanas sin pisar una tienda o haciendo la compra una vez por semana y has sobrevivido ,entonces te planteas que la vida es mucho más sencilla de lo que se nos antoja a veces.

Hoy he visto las noticias, me gusta verlas no por lo que nos cuentan de cifras y datos de la pandemia en realidad, sino porque me ayudan a entender que clase de sociedad tenemos y como los seres humanos hemos llegado a ser ignorantes y tan pretenciosos a pesar de que se supone que vivimos en un mundo donde cada vez hay más información y más conexión entre nosotros gracias a las telecomunicaciones

Viendo esperpentos varios conviviendo con el amor y la solidaridad al mismo tiempo, entiendo que sea tan difícil para algunas cabezas llegar a entender lo que supone tener un TDAH en la sociedad en la que vivimos.

El mundo no es un reloj suizo, hay muchas piezas que no por no encajar tienen que estar fuera, sino que pueden y deben conformar otro tipo de relojes.

Los hay de sol, de arena..

Que clase de reloj eres tu ?

11 Comments

  1. Me gusta mucho esta entrada porque precisamente ahora que da la impresión de que tenemos más tiempo, al fallar en una tarea parece que la culpa es mayor, yo hace un par de días no tenía muchas ganas de realizar mi rutina y me salté un par de tareas y me sentí bastante mal, pero me dijeron que descansar también es necesario y que nos han metido en la cabeza durante años que dedicarnos a descansar y a cultivar hobbies es «procrastinar» cuando en realidad también es muy necesario para mantenernos sanos mentalmente. Y este momento es ideal para detectar prioridades, recuperar aficiones y, por supuesto, descansar.

    ¡Genial entrada, como siempre! 🙂

    1. Gracias por compartir con todos tus vivencias estos dias.Es cierto que estos dias pueden ser de ayuda para «parar» y poder reflexionar acerca de cuestiones que en el dia a día tan ajetreado que llevamos todos nos es imposible.

  2. >>Joder !!, Llego otra vez 20 minutos tarde; al menos dejé todo limpio y colocado.

    >>Vaya por dios !! , me dejé el móvil en el coche, y lo aparqué lejísimos. Esta semana van 3 veces.

    >>Que rabia me da !!, No me acuerdo de cómo se llama el protagonista de Misión imposible, ….ni de la actriz australiana con la que estuvo casado.

    >>Es frustrante !! Es la sexta vez que he ido a comprar al Plenilunio, y me he vuelto a perder a la vuelta, y con GPS y todo.

    >>Tengo un 2 compañeros de trabajo que cuando hablo con ellos, siempre pienso que he hablado demasiado y me siento fatal después. Penoso !!

    >>Soy incapaz de seguir un guion protocolario sistemáticamente, me supera!!, o añado algo, o cambio el orden, o me olvido de lo más importante…

    >>El cumpleaños de mi Madre, era antes o después, del de mi Padre ??. Siempre estoy igual !!

    …Así es mi vida. Casi normal. Me parece increíble haber llegado hasta aquí. He luchado en mil batallas, jamás pensé que iba a ganar ninguna de ellas.

      1. Gracias a ti, Juncal. Es la primera vez que expreso lo que me pasa y como lo siento. Con ello me veo menos raro, menos incomprendido. Fuerza para todos!! Un abrazo.

    1. ¡Bravo por tí! Sí , es increíble que hayamos llegado hasta aquí y más increíble que, sin dejar de batallar, o precisamente por ello, por no rendirnos, se vayan abriendo puertas, aunque ya seamos mayores (Frankfurt, 1963), ;–)

  3. Hola, Juncal, gracias por este blog tan útil. A mí me han diagnosticado de TDAH (con muchas pruebas y un gran informe) ahora con 47 años, pero lo he sufrido desde pequeño. Mis despistes han sido constantes y van de los más espectaculares a los más mundanos. Mi vida matrimonial ha sido un desastre y he desarrollado una adicción de la que me estoy recuperando bien. Pero no es de esto de lo que quería hablar sino de cómo me afecta el confinamiento. Estoy confinado con mi madre de 84 años, bajando a la compra en lugar de ella, lejos de mis hijos. Sufro la soledad, pero también la sensación de que se me va el tiempo sin hacer todo lo que me he propuesto hacer en el día. Y lo peor es el teletrabajo: me alteran mucho los jefes que necesitan tenerte controlado a distancia y te mandan mensajes o tareas cada dos por tres solo por saber si estoy al otro lado (está claro que ya tengo el ‘sambenito’ a pesar de que trabajo muchísimo más que otros compañeros y me cuesta más). Para mí no puede haber esos cafés o esas conversaciones telefónicas de las que hablas. Otra sensación que me alterna muchísimo es la de estar constantemente luchando con la informática y las redes, porque funcionan mal y retrasan aún más mi trabajo. Máxime cuando me dan instrucciones por un montón de canales nuevos que no conozco bien y de las que no siempre me entero. En resumen: para mí el teletrabajo supone un sufrimiento permanente.

  4. Me encanto tu frase “ Cuando tu mayor dificultad es encajar en un mundo en el que todo está programado, todo tiene un tiempo y todos tenemos que funcionar como piezas de un reloj suizo, una parada puede ser un alivio.” Si fuera un reloj sería el reloj que repara el sombrerero loco en Alicia en el País de las Maravillas. “Dos días de atraso” siempre me siento en un mundo alterno, y ahora encerrada me siento un poco perdida, ya que usualmente las mañanas son mías mis hijos están en el colegio. Amo mi rutina me da estabilidad emocional. En ese tiempo es cuando hago ejercicio, escribo en mi blog, hago mi podcast y escribo mi libro, me dedico a mi y a lo que me da paz mental, soy TDAH y TDM. Es mi tiempo y ahorita está algo parado, me tengo que meter al baño a escribir unas pocas palabras, pero no pasan ni 10 min antes que mi esposo o mis hijos ya me interrumpieron. Me siento invadida.
    Creo que es un mecanismo como el reloj suizo que debe funcionar con ciertas piezas específicas y sin perder un segundo, no puede con lo que vive un reloj del conejo blanco.
    Llevo 4 semanas sin salir ya que padezco de alergias respiratorias, pero todo esto del covid-19 lo siento como una prueba más, una experiencia nueva que de algún modo logra que mi reloj funcione cada vez mejor pero siempre a su propio ritmo; Sin importar cómo funcionan el resto de los relojes del mundo. Saludos Rouge

Deja un comentario