El TDAH y los «espejismos de planificación»

Hola a tod@s en nuestro viernes noche de aislamiento.

Es posible que a estas alturas todos empecemos a sentirnos ya algo agobiados y con sensación de angustia. Es mucha la incertidumbre de no saber en que momento acabará todo esto y cuando podremos retomar nuestra vida habitual

Por eso, ahora más que nunca es muy recomendable no perder nuestras rutinas diarias e intentar mantener en la medida de lo posible hábitos que nos ayuden a pasar estos dias de la mejor manera posible.

Es difícil. La convivencia diaria en estas condiciones puede llegar a ser muy complicada y si comienza a entrar el caos en nuestra vida, las cosas se pueden complicar mucho mas.

Sin embargo puede ocurrirnos que por esta tendencia a procrastinar en el TDAH nos terminemos dejando llevar y acabemos postponiendo las tareas más elementales como hacer la cama o darnos una ducha, porque nos resulte del todo imposible realizarlas, aún a sabiendas de la necesidad que tenemos de hacerlas, sobre todo ahora que también tenemos a nuestros hijos conviviendo las 24 horas del día con nosotros.

Consciente de lo excepcional de la situación que vivimos y entendiendo las dificultades que ya de por sí tenemos a diario, os dejo una idea para empezar a poner en marcha:

  • Técnica del Espejismo

Una de las razones por las que vamos dejando «tareas en cola» suele ser porque apretamos hasta el infinito las tareas que creemos que vamos a poder hacer durante el día. Y digo creemos porque en realidad estamos convencidos de que seremos capaces de acometer el listado que nos hemos hecho el día anterior.

«Es un clásico dentro del mundo del TDAH el elaborar listas infinitas que a priori parece que nos pueden ayudar a ir realizando las tareas, pero que al final terminan siendo motivo de frustración y desánimo cuando vemos que no hemos podido tachar ni la mitad de las que teníamos anotadas.«

Por tanto, una vez más, y aplicando nuestro lema de tener mas cerca al enemigo que al amigo…… debemos ir por delante de nuestro propio cerebro y saber que la única manera de cumplir un listado de tareas es hacerlo de forma R-E-A-L-I-S-T-A.

Pero, cómo es posible ir por delante de nuestro propio cerebro si es el que nos dirige ?

La respuesta es empezar a vernos desde fuera, conocernos lo suficiente como para poder hablar con nuestro yo-que-tiene-TDAH y darle las indicaciones necesarias para que actúe en contra de lo que le dicta su cerebro.

Así que si una mañana nos levantamos motivados porque vemos que ha salido el sol, que los niños hoy están más tranquilos, que hemos descansado bien …. lo mas probable es que hagamos una lista espectacular de tareas para ese día.

Tenemos que tener en cuenta también que una de las características del TDAH es la dificultad para mantener un estado emocional estable, y que cuando nos sentimos mas motivados, ese estado emocional inevitablemente nos arrastra al optimismo y a ver lo que se podrían llamar «espejismos de planificación»

Pues bien, en ese momento, es cuando ese yo que nos mira desde fuera tiene que ponerse a trabajar y recordarnos que aunque nos parezca algo real, quizás deberíamos ajustar la lista y si luego nos sobra el tiempo o la energía podemos acometer alguna cosilla más.

«En estos dias en los que nuestro estado emocional es más vulnerable frente a las diferentes situaciones que van aconteciendo, es importante ser realistas y no auto exigirnos cumplir expectativas irreales, porque sólo conseguiremos aumentar nuestro nivel de ansiedad y frustración «

«Por ello, es recomendable intentar hacer una planificación diaria de las cosas que vamos a hacer el día siguiente ,pero siempre intentando ser realistas y no dejándonos llevar por el espejismo de que tenemos mucho tiempo cada día.«

Además, en esa planificación es muy importante que definamos cual va a ser la tarea principal de ese día y la pongamos la primera de la lista, para que sea la que realicemos a primera hora.

Al final del día, si hemos conseguido tachar las tareas que nos habíamos propuesto, aunque hayan sido unas pocas, seguro que nos iremos a dormir con mas sensación de control sobre nosotros mismos y con más tranquilidad….

5 Comments

  1. Precisamente hoy, después de toda la semana planificándome fatal, he vuelto a coger mi agenda y he apuntado unas pocas tareas a cumplir la semana que viene en un horario fijo, porque tacharlas de la lista me motiva. Pero tampoco me quiero sentir culpable si no las cumplo, porque como dices, también considero normal que en estos días de aislamiento el estado anímico ‘baile’ más, además que tener todo el día por delante, efectivamente, acaba convirtiéndose en un espejismo. Lo importante es centrarse en las tareas tachadas y no hundirse tanto por las que quedaron sin tachar, porque cada paso es una victoria.

    ¡Muchas gracias por tu blog!

  2. Que dificil , asi es cada dia se hace mas dificil , pero seguimos intentando y tratando de lograr lo mas posible lo planificado

  3. Desde el postconfinamiento.

    Hola Juncal. Gracias por este blog tan valiente y directo. Mucho de lo que escribes resuena en mi interior, me emociona, me hace quererme a mí mismo, querer ser yo mismo y perder definitivamente el miedo.

    ¡Ay! , las listas, los horarios, los objetivos y los sentimientos de culpa. Afortunadamente estoy dejando todo esto atrás. O casi. En mi caso apenas hay ya sufrientes listas sino objetivos, a veces no explicitados porque son las cosas imprevistas que te trae el día (soy un profesional autónomo o freelance) y de obligatorio cumplimiento. Son pocos, lo más realistas posibles y ¡bingo! me siento poco o nada culpable si algo se queda en el tintero. Faltaría más tras tanta lucha y esfuerzo.

    PD. Enviado tras dudar, cuestionarme releer, corregir y «yastabienenvialocomoestá». La turmix que diría una amiga mía.

Deja un comentario